PROPUESTA:
UNA UNIVERSIDAD DE CARÁCTER HUMANISTA

¿Cuáles son los ejes fundamentales de esta candidatura?

Hay tres ejes fundamentales sin los cuales resulta imposible desarrollar una universidad: La independencia, la equidad y la solidaridad. Esto implica un giro en la concepción de vida académica, un cambio que no sólo es de gestión, sino también ético y, por qué no decirlo, moral.

En ese contexto proponemos “democracia universitaria”, a través de la implementación de los nuevos Estatutos de la Universidad de La Serena, “estabilidad laboral real” y “equidad de crecimiento”, sin discriminación, por pertenencia a asociaciones gremiales, partidos políticos, etc. Nadie sobra, todos tenemos derecho a desarrollo, los sujetos y las unidades.

¿Por qué motivo se presenta esta candidatura?

Ya lo he dicho más de una vez, recuperar la universidad para la academia y hacer extensivo este propósito al resto de los estamentos. Estamos en un momento histórico. El Estado nos ha entregado la posibilidad de cambiar el escenario normativo, con objeto de democratizar nuestras corporaciones de educación superior a través de una nueva concepción estatutaria, lo que significa, además, la posibilidad de construir una ordenanza que permita hacer más inclusiva la participación de funcionarios no académicos y estudiantes en el gobierno institucional. Esa es tarea prioritaria, en el reconocimiento que la base académica se encuentra en los claustros de Departamentos y Consejos de Facultad. A partir de estas referencias, deben surgir las iniciativas institucionales. Complementariamente, es fundamental contar con asociaciones de funcionarios y federaciones de estudiantes fuertes y autónomas y mecanismos que faciliten la resolución de conflictos internos.

¿Cómo se fortalecerá el vínculo con la comunidad estudiantil? 

Históricamente, la comunidad estudiantil no se ha relacionado con la comunidad académica en forma directa, sino a través de sus autoridades superiores. Eso corresponde a una visión autocrática de gobierno universitario, sustantivada, fundamentalmente, en el funcionamiento autárquico (nos abastecemos sin el feedback de los otros), de los organismos superiores que la han conformado (consejo académico y junta directiva). Esos son conceptos regresivos. La nueva norma legal (consejo superior), abre algunas posibilidades interesantes, que pueden ser profundizadas, sobre la base de una ordenanza interna adecuada y la creación de instancias intermedias de diálogo, orgánicas, con poder de decisión.

Entre las propuestas para mejorar a la institución en diversos ámbitos, ¿cuáles serían las prioridades para 2022-2026?

  1. Inmediata aplicación de los nuevos Estatutos y generación de la nueva Ordenanza de la Universidad de La Serena, ambos en los marcos de la actual Ley de Universidades.

  2. Creación de la Vicerrectoría de Gestión y Vinculación (Vinculación y gestión interna, instancia encargada de: 1. Coordinar vicerrectorías y decanaturas, 2. Análisis y asignación de recursos financieros destinados a solventar costos de proyectos y desarrollo de políticas de captación de fondos externos a través de Unidades: Dirección de Desarrollo Estratégico y Estudios Institucionales, Relaciones Internacionales, etc. Vinculación y gestión externa: Dirección de Extensión-Editorial Universidad de La Serena, Radio Universitaria, fortalecer el Canal Digital de la Universidad de La Serena (conducente a la implementación final de un Canal de Televisión), Dirección de Inclusión y Género (creación), Dirección Jurídica (asesoría), Oficina de Acreditación Institucional, Oficina de Gestión Externa-vínculo con gobierno regional e instituciones nacionales e internacionales, públicas y privadas).

  3. Creación de la Fundación Para el Desarrollo Cultural, Científico y Tecnológico de La Serena, bajo administración indirecta de la misma institución. Objetivo: Acelerar procesos de gestión y manejo de recursos.

En la elección anterior (2018), planteamos la creación de la Facultad de Ciencias de la Salud, de la Facultad de Artes, Arquitectura y Urbanismo y, finalmente, la Creación del Instituto de Filosofía y Lenguas, destinado a potenciar la investigación en Filosofía y Letras. En esta ocasión, para ser coherentes con la democracia universitaria, esas propuestas quedan abiertas, no son imposiciones, sino proposiciones para que los Departamentos y Facultades, en mérito a sus propios proyectos de crecimiento disciplinario, ponderen su viabilidad y pertinencia.

      4. Reestructuración de la Dirección de Recursos Humanos y el Departamento de Personal

La carrera funcionaria fue una propuesta de campaña el año 2018 ¿Se considera nuevamente?

No sólo nos comprometemos a crearla, explícitamente consagrada como obligación en los nuevos Estatutos, para los no académicos, sino que también asumiremos la obligación de asegurar posibilidades de perfeccionamiento para éstos. Esa fue mi actitud, permanente, y la de mis colegas, al participar en la Comisión de Estatutos. Ellos son mis testigos. Yo sólo tengo como aval mi historia, sólo eso cargo, para bien o para mal.

¿Cómo se enfrentará la situación de los académicos y la estabilidad laboral?

Distintos ejes son los que nos permitirán resolver un problema de estabilidad laboral creciente (presente en prácticamente todas, si no todas, las universidades del Estado) en forma general:

Extensión del actual proyecto de encasillamiento, de ocho a cinco años (presentación en 2023) con objeto de incluir en la propuesta un número mayor de académicos, creación de Planta Adjunta a los Departamentos y de plantas allí donde ya existan nombramientos financiados directamente por fondos provistos de forma permanente; Generación de nuevas plazas, en el contexto de apoyo a las carreras de pregrado, principalmente aquéllas con número reducidos de académicos; Concursos Públicos en el caso de cargos que comiencen a liberarse por efecto de retiro voluntario o pensionamiento simple.

Para poner esto en contexto, hay escuelas que funcionan como unidades académicas en los hechos, sin serlo (aunque entiendo que existe la intención de regularizar aquello en algunas situaciones específicas) Y hay Departamentos con un número menguado de plantas, es decir, insuficiente para satisfacer una demanda docente creciente, cuestión que afecta en forma importante al pregrado.

Los últimos años, al menos en el caso de la Facultad de Ciencias, se han generado 6 cargos de planta (Departamento de Astronomía) y en el caso del Instituto de Investigaciones Interdisciplinarias 20. Lo que hay que resolver es la ecuación “cargos creados disponibles versus presupuestos asignados estables”. Lo que no queremos es población académica flotante, insegura de sus puestos de trabajo. Doy estos ejemplos porque me son más cercanos, pero, evidentemente, no son los únicos.

Todo lo anterior necesita de reestudio de las Plantas Académicas de la Universidad, no para eliminar, sino para crear, para generar.

Del mismo modo, se impulsará la creación de una planta adjunta, iniciativa ya propuesta el año 2018, destinada específicamente a la realización de docencia, tal como lo hacen universidades importantes del país. Esto ayudará a resolver, en parte, un problema endémico en nuestra institución: La Precariedad Laboral (Profesores hora).

 

De la misma manera, se hace urgente la reestructuración de unidades como la Dirección de Recursos Humanos y el Departamento de Personal (lo que no significa reducción de funcionarios): Es claro que resulta imperioso no sólo optimizar los procesos de contratación y nombramientos, sino también hacerse cargo de cuestiones de carácter administrativo y jurídico, principalmente en lo que se refiere a soporte claro e informado para los funcionarios académicos y no académicos, respecto de derechos y deberes. Esto evitará problemas tan graves como el producido el año 2017, con colegas pensionados.

Por otra parte, respecto de la carrera académica, un nuevo reglamento de jerarquización, permitirá acceder a todas las jerarquías existentes, reconocidas sus actividades realizadas durante su desempeño funcionario, con la justa ponderación, respetando, sobre todo, las singularidades disciplinarias.

¿Cómo se desarrollará la relación de la casa de estudios con la comunidad regional y nacional?

Gestionaremos una instancia de trabajo directa (mesa de trabajo) con el gobierno regional, para proponer un Plan Maestro de Acción de nuestra Universidad con el Estado y, específicamente, con la IV Región. Esto implica la elaboración de una carpeta de trabajo interno y la prospección de focos de interés común y la discusión de posibilidad de financiamiento compartido. Lo mismo haremos con la empresa privada a través de todas sus organizaciones. Esto significa, además, un nuevo trato con las autoridades políticas, cualquiera sea su orientación, lo que no significa el abandono de los principios fundamentales de una universidad del Estado, principalmente su rol social. Abriremos la universidad no sólo al país, la abriremos al mundo. Para eso, tenemos un apoyo enorme.

¿Cuáles son algunas de las iniciativas consideradas para la formación de Pregrado?

Nuestro propósito es promover la excelencia y generar una masa crítica académica, coherente con las características de cada una de nuestras carreras. Especial atención será puesta en el caso de las pedagogías, poniendo énfasis en el compromiso disciplinario que asiste a los Departamentos. Quiero destacar que sin pregrado el “postgrado es letra muerta”.

Por otra parte, pondremos a disposición de la comunidad estudiantil, cursos disciplinarios que complementen el nivel formativo de las diferentes carreras de pregrado (Literatura, Filosofía, Filosofía de la Ciencia, Oratoria, Idiomas, Arte, asignaturas de carácter científico) con objeto de favorecer al carácter integral de su formación. Proyectar estas mismas iniciativas a egresados y funcionarios no académicos.

¿Cuáles son las propuestas para el desarrollo de la investigación, el postgrado y la creación en general?

Debemos considerar que existen indicadores claros que señalan la posición relativa que la Universidad de La Serena ocupa en el contexto nacional. Uno de los más importantes es el del 5% del Aporte Fiscal Directo. Es significativo, porque apunta al crecimiento y desarrollo relativo de cada institución de Educación Superior, en materias esenciales, en relación a otras corporaciones universitarias, como: a) alumnos de pregrado/número de carreras de Pregado, b) alumnos de pregrado/jornadas académicas completas equivalente totales. c) jornadas académicas completas equivalentes con grado académico de magister y doctor/jornadas académicas completas equivalentes totales. d) número de proyectos financiados por el Fondo Nacional de Ciencia y Tecnología y otros organismos/ jornadas académicas completas equivalentes totales. e) número de publicaciones incorporadas a revistas científicas de reconocimiento internacional/jornadas académicas completas equivalentes totales. En este sentido, el año 2022, en la macrozona norte, la universidad de mayor desarrollo es la de Tarapacá, con un monto mayor a los M$ 1.200. 00, la siguen, las Universidades Católica del Norte y Arturo Prat, con cerca de M$ 400.000. El monto asignado a nuestra institución fue del orden de $200.000. Está claro que falta mucho por hacer.

En este sentido, es muy importante al momento de diseñar propuestas, tales como la del Fortalecimiento de la Investigación Postgrado, Vinculación con el Medio, financiadas por el Estado, contar con la concurrencia de las unidades disciplinarias. No hagamos del centralismo una regla, confiemos en las capacidades y las habilidades de nuestros académicos.

En este momento, la Universidad participa en un proyecto Milenio asociado a investigación en Física de Partículas, enmarcado en un proyecto internacional, que aparentemente se reactivaría, consistente en la construcción de un laboratorio (Laboratorio Andes) para la detección y estudio de neutrinos en el túnel de Agua Negra. Lo anterior, en algún sentido, equivale a tener el LHC en las puertas de nuestra casa. La universidad no puede dejar pasar la oportunidad de hacerse parte, de forma contundente y directa, en esta propuesta.

No puedo dejar de mencionar al Departamento de Música, La Escuela de Música y a la Orquesta Sinfónica de la Universidad de La Serena, referentes históricos por su tradición e impacto, no sólo nacional, sino también internacional. La articulación de sus actividades y propuestas a través de una acción institucional fuerte, mediada por la referida vicerrectoría pondría sus actividades en un plano aún más relevante

Mensaje final para los votantes y no votantes de esta elección 

Tenemos una oportunidad única para construir una universidad de nivel mundial, no sólo nacional, dentro del mejor espíritu humanista. Todas las disciplinas: Las artes, las humanidades, las ciencias, la tecnología, deben crecer al unísono. Invitamos a todos y todas a que, con su voto o sin él –si no pueden hacerlo–, nos ayuden a realizar este giro ineludible al futuro.