Tiempo Libre

El deporte, la música, la pintura y el cine han constituido siempre sus principales pasatiempos, además de las ciencias.

 

Por ejemplo, desde niño comenzó a jugar fútbol, deporte en el que se desempeñó como delantero y defensa central, y que no abandonó hasta ingresar a la universidad, momento en que se interesó por la natación, una de sus actividades favoritas en la actualidad.

 

La pintura lo acompañó principalmente en el colegio y mientras realizaba sus estudios de postgrado en la Unión Soviética-Rusia, donde el crudo clima era el perfecto incentivo para realizar actividades al interior de las casas. De hecho, al volver a Chile, los cuadros y acuarelas que pintó en Moscú, se quedaron todos en Europa, como recuerdo para sus amigos y colegas del Instituto Steklov.

 

Habitualmente, le gusta compartir una buena película o un concierto con sus más cercanos. Sin embargo, desde 2017, parte importante de su tiempo libre se lo lleva la mascota de la familia, un perro adoptado cariñoso, juguetón y gran nadador al que bautizó como “Feynman” –sí, como el científico Richard Feynman–.

 

Además de ello, hay algo que disfruta profundamente: viajar. "Y mi profesión me ha dado esa posibilidad a manos llenas. Conocer culturas diferentes, con lenguas y costumbres ajenas. Quizás por eso siento tanta satisfacción de haber estado un período tan extenso en Rusia. Eso me permitió conocer lugares tan espectaculares como Samarkanda –sí, esa por donde transitó Marco Polo… la ruta de la seda–“.